¿QUÉ ES COPEVI?

Historia

 
 

De 1962 a 1971

Nuestra labor radicó en la investigación operacional sobre la vivienda en áreas urbanas, suburbanas y rurales de diferentes regiones del país y la formación de técnicos con sentido de equipo interdisciplinario. Nuestras investigaciones y asesorías constituyeron entonces en un catalizador que vino a llenar un hueco en la promoción científica del desarrollo habitacional del país, siendo la educación y organización los medios primordiales para alcanzarla.

En la década referida, eran escasas las organizaciones sociales que atendían los problemas de vivienda, los proyectos se hacían por encargo gubernamental o por civiles de asistencia social, circunstancia que favoreció la puesta en práctica de los resultados de nuestras investigaciones. Varios fueron los barrios y colonias que Copevi asesoró en el Distrito Federal, Estado de México, Guerrero, Guanajuato, Oaxaca, Nayarit, Jalisco, Veracruz, Hidalgo, Nuevo León, entre otros. En este proceso, consideramos que nuestra contribución esencial estuvo en el diseño participativo del poblamiento, metodología que facilita la integración entre profesionales y comunidad. El conocimiento acumulado nos llevó a relacionarnos con grupos, personas e instituciones interesadas en los problemas de vivienda: empresarios, académicos y sectores progresistas de la iglesia; gobiernos locales y federal; organismos multilaterales de cooperación, organizaciones civiles y sobre todo, pobladores interesados. Era el tiempo de sembrar la organización social para resolver el problema de vivienda y colocar a los pobladores como interlocutores activos en la acción de poblar su territorio. En los primeros años de su fundación, Copevi adquirió conocimientos nuevos para explicar la riqueza del trabajo realizado y fundamentar nuestro futuro: el poblamiento, el proceso social de producción de vivienda y los proyectos operacionales, mismos que se mantienen a lo largo del tiempo como pilares teórico-prácticos en nuestro quehacer cotidiano.

1972-1987

Durante estos años, Copevi se consolida como institución, al cosechar y reproducir la práctica y conocimientos acumulados en materia de vivienda y planeación urbana con una base social de sustentación sólida que logra impactos en ciertas políticas estatales. Esta fase se produce en convergencia con organizaciones sociales urbanas que inician su trabajo en torno a la vivienda y el poblamiento, este relación cambia la escala de nuestra acción social pues, ya para entonces dichas organizaciones son una fuerza en el escenario urbano, social y político de la Ciudad de México y del país entero. Las propuestas de Copevi inciden en las políticas de vivienda y sus conceptos; sus métodos y programas pasan a constituir la columna vertebral de los planes y proyectos de vivienda. Realizamos en este tiempo, estudios, planes y proyectos en el Distrito Federal relacionados con la regeneración urbana, la remodelación y ampliación de la zona urbana, el mejoramiento barrial, la evaluación de políticas estatales sobre el problema habitacional, las densidades habitacionales y la revisión de la zonificación secundaria. En el interior de la república, Copevi realizó diagnósticos de la situación habitacional, lineamientos para la definición de una política habitacional y programas estatales de vivienda e inició la elaboración de planes municipales de desarrollo urbano. También participó en una investigación sobre vivienda cuyo resultado fue un proyecto de estudio simultáneo en siete países latinoamericanos. El objetivo era la creación de instrumentos metodológicos capaces de evaluar y cuantificar los efectos de la zonificación secundaria sobre la producción habitacional, las condiciones habitacionales y densidades. Se trataba de conocer la capacidad de incremento de viviendas en las distintas zonas del Distrito Federal en términos de su adecuación y disponibilidad de terrenos para la construcción, tipología de la vivienda, criterios de diseño urbano y de vivienda, y, aportar en los planes parciales de desarrollo urbano. También en estos años, Copevi proporciona asesoría y promoción jurídica a las organizaciones populares en atención a sus problemas de vivienda, tenencia de la tierra, personalidad jurídica y de su relación con la estructura administrativa de gobierno. Entre 1976 y 1980, Copevi promueve cambios en la política oficial de vivienda e interviene en la formulación de políticas, leyes, planes y programas oficiales a escala nacional y local. En 1976, Copevi acepta el reto de elaborar de una plataforma de gobierno en materia de vivienda y desarrollo urbano, del presidente de la república José López Portillo, trabajo que se convirtió prácticamente en su política de vivienda y, más tarde, en la Ley Federal de Vivienda. Posteriormente, Copevi logró instrumentos operativos que facilitaron el reconocimiento de las organizaciones sociales como sujetos de crédito para el desarrollo de programas de poblamiento, cuyo resultado se concretó en la creación del Fonhapo en 1981. Entre 1981 y 1987, Copevi promueve instrumentos sociales, legales, financieros y técnicos alternativos de organización y participación colectiva para el control del espacio urbano. Consolida sus planteamientos y profundiza en el análisis de las políticas de vivienda gubernamentales, de los movimientos sociales urbanos y de la planificación y desarrollo municipal e inicia el análisis del poblamiento y medio ambiente. Asimismo, participa en la profundización metodológica de la práctica social en diversos ámbitos. Las organizaciones civiles jugaron un papel fundamental durante la emergencia provocada por los sismos de septiembre de 1985, Copevi junto con la Red Interinstitucional de Centro a Apoyo (integrada por SEDEPAC, Capacitación y Enlace, ATSMAC e ICEPAC) desarrollaron el Programa de Reconstrucción de las Colonias Morelos-Centro del Distrito Federal para atender a los damnificados; con esta propuesta se participó en la red que conformó UNICEF. De 1985 a 1989, Copevi participó en el Comité Técnico para la normatividad y aprobación de proyectos presentados por las organizaciones sociales y los organismos civiles a través del Programa de Renovación Habitacional. Las acciones de diseño, edificación y supervisión tuvieron particular relevancia en esta fase, debido la existencia de un marco institucional y gubernamental que facilitó el financiamiento de proyectos presentados por las organizaciones sociales, y a su vez, éstas tenían capacidad social y técnica para ello. Varios fueron los proyectos realizados en esos años: la Cooperativa Palo Alto, Cooperativa Guerrero, Cooperativa La Romana, Cooperativa USCOVI, Cooperativa Naucalpan-UCP, Cooperativa Unión y Esfuerzo de Tepito, Comunidad Participativa Tepito, Unión de Vecinos de la Colonia Morelos y Unión de Vecinos del Centro. Fue un tiempo en el que las relaciones de Copevi se diversificaron notablemente al encontrarse con múltiples organizaciones sociales en varios estados de la república; nos relacionamos con organismos gubernamentales responsables de la vivienda y asentamientos humanos, con investigadores, mantenemos relación con organismos multilaterales y no gubernamentales de cooperación; y, participamos de los primeros esfuerzos por “hacer redes” junto con otras organizaciones civiles. El balance de estos años deja como resultado, un mayor impacto social en la planeación urbana -en prácticamente todos los documentos oficiales referidos al poblamiento se encuentra la huella de Copevi-, la puesta en práctica del diseño participativo que implica a la comunidad beneficiaria en la selección de alternativas habitacionales; el reconocimiento jurídico de las cooperativas de vivienda como forma asociativa que requiere apoyo financiero y facilidades para su operación.

1988 a 1995

Esta fase se caracteriza por el retroceso que experimenta la sociedad entera en todos los órdenes como resultado de su inserción a la “modernidad”. La profundización de la crisis en medio de las promesas de bienestar, disminuyó las oportunidades de acceso a la vivienda en medio del crecimiento de las organizaciones civiles. La característica de esta fase es la disputa por las políticas públicas sociales donde las organizaciones civiles reclaman abiertamente su participación y reconocimiento como interlocutores para dar seguimiento, evaluar y formular las políticas sociales. Se enfatiza el agrupamiento de los organismos civiles en redes temáticas y sectoriales a escala nacional y regional.

Materiales relacionados